LOS BARCELONNETTES EN TULANCINGO

Lápida de María Suzanne Chalve Arnaud, Panteón San Miguel, Tulancingo, Hidalgo. Fotografía de Raúl Marroquín G

A principios del siglo XIX, tres hermanos, provenientes de la región de Barcelonnette, Francia, los hermanos Arnaud, vinieron a México debido a una crisis económica en su país. Según los relatos, los tres hermanos se establecieron en México, desde donde comenzaron a ayudar a sus coterráneos. Durante el siglo XIX se piensa que cerca de 4,000 jóvenes nacidos en el Valle del Ubaye llegaron a nuestro país buscando fortuna. Se establecieron sobre todo en zonas de alta influencia económica, como la Cd. de México, Guadalajara, Puebla y Tulancingo.

El primer territorio de inmigración barcelonnette se articula en la ruta colonial Veracruz-México: los inmigrantes llegaban por el puerto jarocho y se orientaban hacia los centros urbanos y comerciales en camino a la capital. El territorio integraba también Paso del Macho, Córdoba, Jalapa, Puebla, así como al norte, las zonas mineras de Hidalgo (Pachuca, Real del Monte y Tulancingo) y sería la puerta para la instalación en el sur: Oaxaca y Juchitán. Este polo es el más importante, por el número de inmigrantes que debería haber en la ciudad de México, y es el más antiguo ya que comprende cuatro, de las nueve localidades, donde se asentaron los Barcelonnettes en 1849. Es, sin duda el más tradicional para la inmigración de extranjeros.

En Tulancingo, 78% de los franceses que eran residentes a finales del siglo XIX eran de origen barcelonnette, cabe resaltar que es la ciudad con más alto porcentaje de migración barcelonnete/francesa, ya que por ejemplo, en San Luís Potosí sólo el 39% de los migrantes franceses provenían de dicha región. Dedicados sobre todo al comercio y a la industria textil, muchos de ellos dejaron su herencia ideológica, artística y económica, como es el caso de María Suzanne Chalve Arnaud, nieta de Francois Arnaud, uno de los primeros barcelonnettes en migrar a nuestro país, Suzanne murió y fue enterrada en Tulancingo, su tumba, al igual que la de algunos de sus coterráneos que llegaron a nuestra ciudad en busca de un porvenir mejor, está en el Panteón San Miguel.

Por Lic. Lorenia Lira

About The Author

Related posts